Paro nacional en Colombia en repudio a la reforma tributaria del presidente Duque

Paro nacional en Colombia en repudio a la reforma tributaria del presidente Duque
Fotografía: Afp

Decenas de miles de personas protestaron ayer en importantes capitales de Colombia al participar en un gran paro nacional contra el impopular proyecto de reforma tributaria promovido por el gobierno del presidente Iván Duque, que afectaría especialmente a la clase media, cuando se registra además un nuevo pico de casos y muertes por la pandemia de Covid-19.

 

Aunque las protestas se iniciaron de manera pacífica, se reportaron disturbios en Bogotá y en ciudades de los departamentos de Antioquia, Huila, Nariño, Santander y Valle del Cauca.

 

En el sur de Bogotá, un funcionario de la alcaldía encargado de dialogar con los manifestantes fue herido con un objeto lanzado a los agentes antidisturbios, informó la policía. Además, un grupo de manifestantes provocó daños al edificio de RCN Televisión.

 

En Bogotá, epicentro de las movilizaciones, los inconformes protestaron al ritmo de tambores y cánticos en la Plaza de Bolívar. “A parar para avanzar, viva el paro nacional”, corearon estudiantes, profesores, sindicalistas e indígenas hasta el amanecer.

 

El Tribunal de Cundinamarca (departamento donde está la capital) ordenó antier aplazar las protestas, las autoridades llamaron a suspenderlas y la Defensoría del Pueblo pidió “no exponer a personas a innecesarios riesgos pandémicos”.

 

En Cali, capital de Valle del Cauca, en la zona oeste del país, una persona falleció en hechos aún por esclarecer, se reportaron saqueos, el incendio de un autobús de transporte público y un grupo de indígenas misak derribó la estatua del conquistador español Sebastián de Belalcázar, lo que derivó en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad, por lo que fue decretado un toque de queda a partir de las 3 de la tarde (hora local).

 

“Frente a los asesinatos de líderes sociales, sindicales y ambientales, las matanzas, el desempleo y la falta de vacunas, la respuesta del gobierno es una reforma tributaria que recae fundamentalmente en los hombros de las personas con menos ingresos”, acusó Francisco Maltés, presidente de la Central Unitaria de Trabajadores.

 

Gran parte de la sociedad colombiana rechaza el proyecto de ley Solidaridad Sostenible, que enfrenta obstáculos en un Legislativo sin mayorías claras, por considerar que es inoportuno en plena crisis económica desatada por la pandemia.

 

Colombia registró ayer el récord de 490 decesos por coronavirus en 24 horas. Con poco más de 50 millones de habitantes tiene hasta ahora más de 2 millones 824 mil 600 contagios, y los decesos superan 72 mil 700. Con 17 por ciento de las unidades de cuidados intensivos disponibles, el sistema hospitalario está a máxima presión.

 

Algunas de las propuestas que causan mayor descontento son la de gravar los servicios básicos públicos como agua, gas y electricidad en zonas de clase media-alta y los funerales, además de crear un impuesto sobre la renta para las personas que ganen más de 656 dólares mensuales, en un país donde el salario mínimo es de 248 dólares.

 

En su peor desempeño en medio siglo, el PIB se hundió 6.8 por ciento en 2020, y el desempleo alcanzó 18.1 por ciento en febrero pasado, cuando la informalidad afecta a casi la mitad de la población.

 

La presión política ha crecido en los últimos días y las bancadas mayoritarias del Congreso como los partidos Liberal y Cambio Radical anunciaron que votarán en contra, a lo que se han sumado partidos de oposición.

 

El ex presidente Álvaro Uribe, mentor de Duque y líder el partido de gobierno Centro Democrático, pidió en Twitter una reducción de la reforma tributaria para lograr un consenso de “pocos artículos, simples, claros, no agresivos, por regla transitorios”, previendo el impacto político que tiene el proyecto a un año de las elecciones legislativas y presidenciales en Colombia.

 

----------

 

La Jornada, 29  de abril de 2021