Waze y su ruta tras el confinamiento

Waze y su ruta tras el confinamiento
Fotografía: Waze

Extrañar el tráfico en las ciudades quizá sería una aseveración un tanto insólita cuando hablamos de los millones de vehículos que circulan a diario en todo el mundo. Sin embargo, este año las calles, en algún momento, se convirtieron en verdaderas urbes zombis, en donde el ruido y el humo de los autos simplemente no existieron por el aislamiento de la ciudadanía causado por la pandemia.

 

Waze, la plataforma de tránsito automotor en tiempo real y navegación asistida por GPS, experimentó una caída en su uso durante el periodo en el cual la pandemia de Covid-19 llevó a que la gente de todos los países se confinara.

 

Noam Bardin, ceo de Waze, platicó con Forbes México sobre el momento por el que atraviesa la firma, tanto en México como en la región de América Latina, y que ya tiene presencia en 185 países. Nuestro país sigue siendo una de las principales regiones para la empresa. En la Ciudad de México, 32% del parque automotor ya utiliza esta aplicación.

 

¿Cómo ha sido y fue para la compañía este contexto de pandemia?

Las primeras dos semanas fueron terribles. Nadie estaba manejando, todos estaban en cuarentena; así que vimos una caída en el uso. En Italia cayó un 95%, globalmente cayó un 70%. Así que, honestamente, nos fue muy mal. Pero, desde entonces, nos hemos recuperado hasta el punto de que algunos países están haciendo más viajes y otros un poco menos, como, por ejemplo, Estados Unidos, en donde los viajes se redujeron un 88% durante [el peor momento de] Covid-19.

 

Lo que vemos es un cambio en los patrones de manejo, es decir, la gente maneja, pero diferente de como lo hacía antes. Previo a Covid-19, la mayoría de las personas que utilizaban Waze lo hacían para ir de la casa al trabajo; ahora vemos que lo utilizan para ir largas distancias, pues ha sido el reemplazo de tomar vuelos, trenes o autobuses, y porque también buscan el distanciamiento social en los medios de transporte. Nadie quiere estar en un autobús con 50 extraños, y vemos que las personas salen y prueban diferentes cosas. Así que los patrones de uso han cambiado, pero el volumen de usuarios ha vuelto a ser como antes.

 

¿Cómo cambió la dinámica de trabajo al enfrentar la pandemia dentro de la compañía?

Depende. Si ves el servicio de viaje compartido o Carpool, las personas que lo utilizaban antes de Covid-19, no todos, pero la mayoría, estaban más orientados a los negocios. Y estas son las personas a las que les fue más fácil trabajar desde casa, y serán de los últimos en volver a las oficinas. Eso es un gran cambio. Si ves a estas personas que solían hacer viajes compartidos con nosotros, ahora menos del 20% sigue manejando al trabajo, no sólo con Waze, sino en términos generales.

 

Al mismo tiempo, los demás conductores son una combinación de trabajadores esenciales, por ejemplo: los que trabajan en fábricas, hospitales, supermercados, etc. Así que es una forma diferente de conducir, con trayectos más largos, viajes en solitario y cosas por el estilo. Pero aún estamos lejos del retorno al trabajo a la escala que teníamos antes de Covid-19.

 

¿Cómo piensas que Waze ha ayudado a la ciudad a moverse eficientemente?

Depende en qué ciudades [y si] lo estamos haciendo con nuestros datos. La meta es abrir nuestra información y compartirla con las ciudades sin un cargo extra; es para trabajar juntos, en asociación. Varias ciudades han hecho diferentes cosas con eso y es gracias a que tenemos socios en la comunidad que comparten entre ellos información de lo que hacen con los datos y de los diferentes tipos de servicios donde los utilizan. Tenemos un ejemplo: El departamento de Transporte de Estados Unidos ha recolectado la información de todo el país y esto es una colaboración con Google Cloud para ser almacenada en la nube, y ha estado disponible a nivel Estado para otros que no tienen los mismos recursos. Así que de pronto pueden acceder a los datos que recolectados con el tiempo.

 

La ciudad de Joinville, en Brasil, es otro gran ejemplo: Tomó datos y creó nuevos modelos de tránsito para sincronizarlos con los semáforos, y otras decisiones alrededor de las luces de alto para que la gente se ahorrara 18 minutos en las vialidades principales. Es mucho tiempo, si juntas a todos los residentes.

 

En esas ciudades que trabajan con nosotros, pedimos a los ciudadanos que intercambien información. En Sao Paolo, cuando las luces del semáforo no sirven, pedimos a nuestros usuarios que las reporten, para tener la información y que lo arreglen.

 

Muchos de estos progresos de trabajo se deben a que identificamos los problemas de las urbes y, junto con nuestros socios, vemos cómo abordarlas.

 

¿Cómo trabajan con otras empresas y comunidades para mejorar el servicio de la plataforma?

Las empresas y los socios tienen diferentes objetivos. Uno de ellos, o el principal, es cómo vamos a ayudar a los conductores. ¿Qué es lo que hacemos? Pues centrarnos en los conductores. Uno de los casos de uso es la música, porque la gente en el auto escucha música, podcasts, noticias, etc., y, para ello, hemos buscado a proveedores de música para que los usuarios controlen la app desde Waze y no tengan que cambiar entre apps. Así que tenemos diferentes socios y, ahora, hemos anunciado que Amazon Music se ha unido a nosotros. También tenemos a Spotify, Pandora, Google Music y muchos otros servicios.

 

Una de las cosas a las que estamos abiertos es a proveedores locales, así que si en México una empresa tiene una app de música, podcast o noticias, puede unirse y hacer que su app esté disponible a través de Waze en el país.

 

Además de ayudar a los usuarios, esta colaboración logra que también se ayude a las dos compañías, así que, si abres Waze y ves la opción de música, la puedes controlar directamente desde ahí o, por ejemplo, si abres Spotify, se te recordará que utilices Waze, esto es para trabajar en conjunto en este contexto.

 

Otra cosa en la que estamos trabajando es en establecer herramientas para servicios de terceros alrededor del mundo. Como vemos, mucho de lo que hacemos ahora es conocer al usuario antes de que entre al carro o cuando esté planeando un viaje. Queremos permitirles a terceros que se actualicen automáticamente para los usuarios. Por ejemplo, si quieres hacer una reservación en un hotel a una hora en cierto día, queremos que con un clic envíes la reservación desde Waze y te diga cuándo debes irte para llegar a tiempo. Establecer calendarios, citas… Por ejemplo, si vas a ir de compras con amigos en un servicio compartido, puedes ordenar lo que quieras y te decimos cuando el Carpool está a punto de llegar para que alguien salga y te lo entregue a la puerta del auto para que no salgas.

 

Es así como vamos a impulsar la evolución del comercio electrónico, con autoservicios, entregas en la puerta del coche y cosas cada vez más importantes.

 

En el caso de autoridades de gobierno, ¿cómo colaboran con ellas?

En la Ciudad de México, trabajan con nosotros las autoridades, que nos dan acceso y nos permiten conectar nuestra plataforma para obtener datos sobre lo que está pasando en la urbe, como información del tráfico, eventos, o para que ellos vean qué intersecciones tienen más accidentes, de acuerdo con los reportes de Waze y por si quieren ver cuán rápido es el tránsito en una calle determinada.

 

En la ciudad de Boston, Estados Unidos, comenzaron a experimentar con cambios en los semáforos y pudieron ver, en tiempo real, la respuesta del tránsito, y así pudieron ajustar las luces de los semáforos para tener mejor flujo. Hay diferentes formas para hacer eso, y utilizaron nuestros datos para análisis, para crear modelos de búsqueda específica de cosas o para pedir a los usuarios que proporcionen datos, y vengan de inmediato a la plataforma.

 

Así que, en el mejor de los casos, si la Ciudad de México está a punto de abrir un nuevo camino, le puede informar de ello a la comunidad a través de nuestra plataforma, o si se está reconstruyendo una intersección, puede avisar del cierre desde la plataforma. Así que los usuarios pueden proveer datos y publicarlos para que otros ciudadanos los vean.

 

A nivel de datos, ¿cuáles son los desafíos que enfrenta la firma en este momento en las grandes urbes, como la capital de México?

Es un gran desafío para la compañía, pero creo que es mayor para la sociedad en general. Hemos visto que Covid-19 es un problema que no puede ser resuelto por una persona, una organización o una ciudad: es una crisis global y debemos trabajar juntos. Si todos estamos haciendo lo correcto y una persona lo hace mal, no ayuda. Y esto vale también para el cambio climático; como humanidad tenemos que cambiar. Y lo mismo pasa con la circulación, pues una sola persona, una compañía o un gobierno no pueden resolver los problemas de tránsito. Si todos trabajamos juntos, tendremos un impacto significativo.

 

Y nuestra cultura ahora pide que todos participen: usuarios, ciudades, socios; quien quiera que seas, debes participar en esto y todos tenemos responsabilidad. Amamos culpar a otras personas de los problemas, pero el tránsito lo hacemos nosotros y nadie más, lo creamos y sufrimos con él. Así que todos debemos cambiar y compartir el transporte, cambiar las regulaciones, proveer más opciones de tránsito. La única cosa que no debemos hacer es construir más caminos, porque está probado en el mundo que, entre más caminos se construyan, más gente conducirá. Tiene que haber un límite, promover que la gente comparta el auto y penalizar a quien conduzca solo.

 

¿Qué tan relevante es México para la compañía en el mercado latinoamericano?

México es fundamental. Estamos enfocados en cuatro países principales, que son: Estados Unidos, Francia, Brasil y México. En estos países tenemos a personas importantes en las oficinas, en estas ciudades lanzamos el servicio de Carpool y tenemos socios locales y de marketing. Estamos enfocados en la nueva regulación de tránsito en México y se publicará en nuestro sistema antes que en Reino Unido, Taiwán u otros países.

 

México es un país crucial para nosotros y nuestro director general ha hecho un trabajo fenomenal. Además, el país también apoya al resto de los países de habla hispana en Latinoamérica. Por ejemplo, si estás en Argentina y quieres ser socio de nosotros, tienes que contactar con alguien establecido en México.

 

¿Qué funciones están considerando en Waze para los próximos años y cómo será utilizada la plataforma?

Nuestro gran cambio, si piensas en la forma en que los usuarios utilizan la app, empieza en la forma en que entran al carro. Una vez dentro, abren Waze y en ese punto podemos decirles en qué les podemos ayudar, si hay mucho tráfico en un lugar o menos en otro. Pero si abres la app 15 o 10 minutos antes, una hora o hasta un día antes de que te vayas, podremos hacer más por ti. Podemos decirte cuándo irte o cuánto tiempo pasarás en el tráfico. Por ello, si lo haces con anticipación, podremos optimizar tu app y advertirte de lo que está pasando ahí afuera.

 

Diez minutos antes, podrás saber si el tránsito está peor o mejor de lo habitual. Es decir, si sabemos a dónde irás, podemos advertirte. Eso significa planear. Entre más cosas sepamos de lo que un usuario hará o adónde irá, mejor podremos ayudarlo. Si la gente sabe con una hora de anticipación cómo está el tráfico, se puede ahorrar hasta 30% de su tiempo y difundir el uso. Algunas personas tienen esa posibilidad, pero otras no, así que, entre más información sepamos, más podemos ayudar.

 

¿Cuáles son los planes de negocios a futuro en la firma?

Nuestros enfoques se ayudan de anunciantes, de proveer servicios que les importan a nuestros usuarios cuando conducen. Si piensas en qué tipo de anunciantes importantes tenemos, la respuesta es: algunas compañías de comida rápida, retailers, etc.

 

Nuestro enfoque se centra en personas con un establecimiento físico, así que no somos la compañía correcta para e-commerce o para redes sociales. Somos la app perfecta si tienes un local físico y quieres que las personas vayan a él.

 

----------

 

Información de Forbes México, 19 de enero de 2020