Tecnología permite a México evaluar riesgos naturales

Tecnología permite a México evaluar riesgos naturales

El monitoreo ambiental constituye una herramienta científica importante para obtener alertas tempranas y prevenir los riesgos de fenómenos naturales como incendios, tormentas y frentes fríos, cuya intensidad ha aumentado en los últimos años a nivel global.

 

En México, el Laboratorio de Observación de la Tierra (LANOT) cuenta con alta tecnología que incluye percepción remota que se obtiene de ocho sátelites de última generación, y que permite obtener cada 15 minutos imágenes del Hemisferio Occidental completo y dar seguimiento minuto a minuto de esos fenómenos en toda Norteamérica.

 

Ubicado en el Instituto de Geografía de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el LANOT recibe, almacena, procesa y distribuye imágenes principalmente de tipo meteorológico.

 

Su tecnología es única en el país y lo hace ser único en América Latina al recibir datos de siete sátelites de órbita polar, del sistema GEONETCast, así como de sátelites de última generación GOES 16.

 

El LANOT es un proyecto interinstitucional en el que participa también el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), la Secretaría de Marina, la Universidad Autónoma del Estado de México, el Instituto Mexicano de Tecnología del Agua, el Centro Nacional para la Prevención de Desastres y el Servicio Meteorológico Nacional, entre otras instancias.

 

El coordinador del laboratorio, Jorge Prado Molina, destacó la importancia de este espacio científico que además forma parte de la Red Académica del Comité de Expertos de la Organización de las Naciones Unidas sobre el Manejo de Información Geoespacial Global.

 

Afirmó que este laboratorio de investigación y monitoreo ambiental está en posibilidades de formular opiniones para los países, a fin de que éstos puedan atender los fenómenos naturales considerados un asunto de seguridad nacional.

 

El especialista señaló que gracias a las metodologías desarrolladas pueden realizar recortes, correcciones geométricas y radiométricas a las imágenes recibidas, de tal manera que los usuarios pueden utilizarlas directamente.

 

Destacó que en el laboratorio cuentan con tres sistemas de recepción de fotografías satelitales, uno de ellos es GOES 16 (satélite geoestacionario ambiental operacional) para aplicaciones meteorológicas.

 

El segundo sistema es de recepción de imágenes de órbita polar, el cual permite complementar la información que recibimos del satélite de órbita geoestacionaria.

 

Un tercer sistema es para usarse en caso de emergencia, el cual puede enviar archivos cuando no existe energía eléctrica o conexión a Internet, esto durante un huracán o alerta hidrometeorológica.

 

“Aquí vamos a observar todos los huracanes que se vayan a formar, tanto en el atlántico como en el pacifico dada la cobertura. Los podemos observar desde que están en formación y podemos seguir monitoreando su evolución, y sobre qué países va a pasar” dijo.

 

Prado Molina destacó que la recepción y publicación de imágenes es instantánea, lo que constituye una de las ventajas del LANOT en situaciones como huracanes o tormentas.

 

Mediante el análisis de las imágenes satelitales también se puede calcular la cantidad de lluvia que caerá en alguna zona específica, lo cual es importante para alertar a las autoridades y, en consecuencia, prevenir a la población.

 

“Se toma en cuenta la altura de las nubes, temperatura, diferentes variables con las que se puede hacer el pronóstico de la cantidad de lluvia que va a caer en un tiempo determinado”, subrayó.

 

Prado Molina detalló que en el LANOT realizan un proyecto junto con el INEGI, financiado en su mayoría por el Gobierno de México para capacitar a los países de El Caribe en cuanto al manejo de imágenes, recepción remota en alertas tempranas como huracanes y tormentas severas.

 

“La idea es que nosotros estemos aumentando las capacidades de estos países a través de cursos y la entrega de imágenes mediante el sistema que en caso de que ellos no tengan luz o Internet puedan recibir imágenes y estén atentos a los fenómenos”, puntualizó.

 

Otro de los proyectos que se realiza en el laboratorio es el análisis de la cubierta vegetal, donde los miembros del laboratorio estudian a diario cómo cambia la vegetación a lo largo del continente americano.

 

Asimismo, en coordinación con la Comisión Federal de Electricidad, buscan evaluar y dar seguimiento a los rayos, fenómenos importantes que causan pérdidas humanas, y son indicios de que hay tormentas severas.

 

“Nosotros ya tenemos algunos grupos de trabajo enfocados a diferentes proyectos, nos interesan mucho llevar a cabo alertas tempranas de incendios, emisiones de cenizas volcánicas, y de tormentas severas”, declaró.

 

El proyecto del LANOT comenzó en mayo del 2017, cuya importancia radica en la capacidad de ofrecer alertas tempranas de fenómenos que afectan a la infraestructura, personas y sus bienes.

 

Otro de los socios de este consorcio son la Secretaría de Protección Civil de la Ciudad de México, y algunos institutos de la UNAM.

Fuente: Notimex