Republicanos confían en iniciar el juicio político a Trump el próximo martes

Republicanos confían en iniciar el juicio político a Trump el próximo martes

Después de semanas de estira y afloja entre demócratas y republicanos por la fecha y sobre todo el formato en que se celebrará el impeachment al presidente Donald Trump, parece que finalmente ha habido entente entre ambas partes y el juicio comenzará el próximo martes en el Senado.

Así lo aseguró el líder de la mayoría republicana en la Cámara alta, Mitch McConnell, este martes ante periodistas en el Capitolio. Eso sí, el legislador conservador puntualizó que eso sólo será posible si se resuelven los últimos flecos en el procedimiento del impeachment, que se deben resolver esta semana.

Se trata de asuntos como el procedimiento para reemplazar temporalmente al presidente del Senado, que es el vicepresidente del país, Mike Pence, por el presidente del Tribual Supremo, ­John Roberts, que es quien debe dirigir el juicio político.

En cualquier caso, se trata de un trámite, y el último escollo para la celebración del juicio debe resolverse hoy, cuando el Pleno de la Cámara baja votará finalmente a favor de enviar los artículos de impeachment contra Trump —abuso de poder y obstrucción al Congreso— al Senado.

Así lo anunció la líder de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, este martes a través de un comunicado, en el que aseguró que “el pueblo estadunidense merece la verdad, y la Constitución exige un juicio”. Asimismo, la Cámara baja someterá a votación el nombre de los legisladores que deberán actuar como fiscales en el procedimiento en el Senado, algo que se espera se resuelva sin mayores contratiempos este mismo miércoles.

“ES ENCUBRIMIENTO”. Durante semanas, la disputa entre Pelosi y McConnell se ha centrado en el interés del segundo en no garantizar que durante el juicio político se llame a ningún testigo más. Esto, mientras los demócratas consideran que es determinante llamar a declarar sobre todo al exasesor de seguridad nacional de Trump, John Bolton, y al jefe de gabinete, Mick Mulvaney.

Finalmente, Pelosi cedió, pero se quejó amargamente por las intenciones de McConnell: “El pueblo estadunidense entenderá por completo que la decisión de comenzar el juicio sin testigos o documenwtos es puramente una maniobra de encubrimiento. El líder y el presiednte tiene miedo de más que más hechos salgan a la luz”, afirmó.

Trump, acusado de retener una ayuda militar de 400 millones de dólares a Ucrania en un chantaje por favores políticos, será el tercer presidente de EU que enfrente un impeachment, tras Andrew Johnson en 1868 y Bill Clinton en 1998. Ambos fueron absueltos.

 

EFE