Plan para enfrentar la crisis lo entiende la gente no los especialistas: AMLO

Plan para enfrentar la crisis lo entiende la gente no los especialistas: AMLO

Los anuncios de ampliación de programas sociales y otras acciones para enfrentar la crisis económica por el coronavirus, serán entendidos por la gente aunque no los entienden “los especialistas”, justificó hoy el presidente Andrés Manuel López Obrador.

 

“La gente si va a saber de lo que estoy hablando, los especialistas no, porque están acostumbrados a otras acciones, se quedaron en el almanaque, quieren las recetas del período neoliberal que, ya dijimos, no se van a aplicar porque esas no resuelven el problema, al contrario, la agravan y profundizan la corrupción”, dijo.

 

En su conferencia de prensa matutina, López Obrador defendió así lo expuesto ayer en Palacio Nacional, como una serie de medidas de reactivación económica que, en resumen, sólo contemplan la ampliación de su programa de gobierno.

 

Para el presidente, “los especialistas” están acostumbrados a los rescates financieros o a medidas que solo ayudan a los más ricos, que piden no pagar impuestos, que aumenten las gasolinas, se estanquen los salarios y se despida a los trabajadores, es decir, “que se apriete el cinturón el pueblo”.

 

Ayer, en Palacio Nacional, López Obrador dio su “informa trimestral”, un mensaje que suele exponer acciones de gobierno y, desde la semana pasada, anunció que ahí daría a conocer las medidas para enfrentar la crisis económica que ha iniciado y que todos los analistas, organismos multilaterales y organizaciones empresariales pronostican, se profundizará.

 

El presidente, sin embargo, se mantuvo inamovible en ampliar las acciones que viene aplicando con ayudas sociales, estancamiento en impuestos y baja en el costo de los combustibles, creación de empleos, así como en su plan de austeridad, lo que motivó críticas desde la misma tarde de ayer.

 

“Por eso algunos dicen ¿en dónde está el plan para reactivar la economía? Porque lo que quieren es un banderazo de salida para instaurar de nuevo la corrupción”, dijo.

 

Las expresiones del mandatario tienen que ver con las medidas impulsadas en el pasado, por ejemplo, con el rescate financiero de los años 90 a través del Fobaproa, la subida del 10 al 15% del IVA para enfrentar los efectos de la crisis de 1994-1995, o bien, la subida del 15 al 16% del IVA, en la crisis de 2009, entre otros impuestos creados en coyunturas similares, que ha reiterado no aplicará.

 

“Ni modo. Es una crisis mundial y no hay nada qué hacer”, reviró esta mañana manteniéndose en la misma línea que sostiene desde los primeros días de marzo, cuando inició el desplome del peso.

 

La vía mexicana

Hoy reiteró, a contrapelo de los análisis y acciones que están implementando otros gobiernos, que pronto se reactivará la economía y que no puede seguirse con el modelo del pasado. Entonces expuso que se aplicará “la vía mexicana” para hacer frente a la crisis y expuso la orientación ideológica que ha sostenido en su discurso político.

 

“El coronavirus precipitó el derrumbe del modelo neoliberal en el mundo, eso ya no funciona, es otra realidad”, consideró.

 

En su perspectiva, el mandatario dijo que su gobierno se adelantó al cambio en el modelo apostando a profundizar su plan de desarrollo, “porque ya habíamos dicho que no íbamos a aplicar un plan, que una y otra vez ha fracasado; esta es la vía mexicana: enfrentar la crisis con inversión pública para el desarrollo y el bienestar del pueblo”.

 

La conferencia de prensa de esta mañana se centró en la reafirmación de lo expuesto ayer durante el mensaje transmitido desde Palacio Nacional y pasó por varios temas:

 

Un llamado a los migrantes para que no dejen de apoyar a sus familias pues la paridad peso dólar hace que en este momento sus remesas rindan más. Inclusive, la admisión de que los migrantes se puedan organizar para operar una institución de crédito para creación de pequeñas empresas del sector formal e informal; y de ahí, hasta la consideración de que se necesita un “Plan Marshall”, es decir, un acuerdo multilateral para la recuperación económica mundial.

 

 

 

Fuente: Proceso, 06 abril de 2020