Las novatadas en las escuelas, una práctica peligrosa

Las novatadas en las escuelas, una práctica peligrosa
Novatadas peligrosas
Las novatadas en las escuelas, una práctica peligrosa

Las novatadas en las escuelas, una práctica peligrosa.

 

Se registran innumerables casos de decesos y lesionados en prácticas de iniciación en colegios alrededor del mundo, una práctica que no se ha logrado erradicar y que se vuelven en cada ocasión, más peligrosas.

El pasado 11 de agosto de 2018, el estudiante Rolando Mojica Morales falleció por la madrugada del sábado luego de participar en una novatada en la Normal Rural J. Guadalupe Aguilera, en el Municipio de Canatlán, Durango.

Asimismo el pasado 25 de julio de este mismo año, un estudiante murió y dos más resultaron lesionados durante un ritual de iniciación ocurrido en una escuela normal de maestros rurales del Estado de Chiapas, sureste de México.

Vemos que las iniciaciones son una práctica recurrente en diversas instituciones educativas en el mundo, los rituales que se practican con los estudiantes de reciente ingreso son cada vez más complejos y peligrosos, debemos decir, que muchas de dichas prácticas cuentan con la complacencia de las autoridades de las respectivas instituciones, que sabiendo de la existencia de los rituales omiten realizar acciones preventivas para inhibir la práctica de las iniciaciones.

Los jóvenes en muchos de los casos, participan en las iniciaciones con la intención de ser aceptados, aunque en muchos de los casos, los rituales ponen en riesgo su integridad, los “juegos” que en los rituales se practican van de los retos “fáciles y propios” (aquellos que afectan directamente a los involucrados) hasta aquellos que denigran y lesionan sin pudor alguno, la integridad de la su propia persona y de otros.

Aún no se conocen con precisión las causas que llevan a los jóvenes de ambos sexos, a participar en actos que ponen en riesgo su propia persona y la de sus compañeros, lo que vemos es que ahora el fenómeno de la iniciación es tan peligroso que puede culminar en lesiones graves provocadas por sustancias como ácidos o solventes, amputaciones de miembros a causa del manejo de pirotecnia, la ingesta e inhalación de sustancias nocivas para el cuerpo y muy recientemente, llevar a cabo “juegos” o pruebas equiparables a los retos que se ven en redes sociales; todos ellos con finales trágicos o letales.

Tan solo en Estados Unidos, en sus famosas fraternidades, del 2000 a la fecha, han fallecido 200 estudiantes en actos de iniciación, (sin contar con una cifra precisa en virtud de que en muchos de los casos, los decesos son considerados como accidentes), el problema es que las cifras van en aumento ocasionado principalmente por la ingesta de sustancias cada vez más fuertes y tóxicas, así como la realización de “juegos” cada vez más inusuales y peligrosos.

En el caso de los Estados Unidos, en las universidades de Florida y Texas, se han prohibido las celebraciones de las hermandades y fraternidades, asimismo se han impulsado leyes anti-hostigamiento, pero las dudas respecto a su efectividad aún continúan.

En México, aún no existen acciones particulares para estos casos, no obstante, recordemos que nadie se encuentra exento de cumplir con la ley así como de asumir las consecuencias, esperemos que los hechos no queden impunes y que se asuman responsabilidades.