La violencia se extiende a Colombia: hay toque de queda en Bogotá

La violencia se extiende a Colombia: hay toque de queda en Bogotá

La huelga general del jueves en Colombia se extendió este viernes en forma de protestas, disturbios y reivindicaciones, de nuevo contra las políticas sociales del presidente Iván Duque, en una clara muestra del creciente sentimiento de hastío que prevalece en América Latina tras meses de protestas, varias de ellas, exitosas, en numerosos países de la región.

Las masivas marchas del día anterior en ciudades del país, como Cali, Medellín o Barranquilla, además de Bogotá, se transformaron ayer en protestas y vandalismo en la capital, más en el sur, y llevó al gobierno local a decretar un toque de queda en toda la ciudad, algo inédito en tiempos modernos.

La medida se tomó inicialmente para tres populosos barrios del sur, los de Bosa, Kennedy y Ciudad Bolívar, pero ante el deterioro de la situación el presidente colombiano, Iván Duque, pidió al alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, ampliarlo a toda la ciudad.

El toque de queda empezó a regir a partir de las 9 de la noche, pero no se anunció hasta cuándo permanecería. Antes, Peñalosa decretó la “ley seca”, que rige desde el mediodía de ayer hasta el mediodía de hoy. Antes, los cacerolazos que desde la noche del jueves habían tomado la iniciativa, y que se repitieron ayer, terminaron dando paso a enfrentamientos entre encapuchados y agentes de policía, en una repetición de los disturbios del jueves.

 La noche del jueves, el presidente Duque compareció durante apenas cuatro minutos para decir que su gobierno “escucha”, y para condenar la violencia, lo que motivó que la etiqueta #NoDijoNada fuera tendencia en Twitter en Colombia.

Sin embargo, el mandatario comprendió ayer los riesgos que comporta el aumento exponencial de la tensión y en la noche anunció: “A partir de la próxima semana daré inicio a una conversación nacional que fortalezca la agenda vigente de política social, trabajando así de manera unida en una visión que nos permita cerrar las brechas sociales”.

 

efe