Ignoran reglas en tianguis de Iztapalapa, Coyoacán y 'Neza'

Ignoran reglas en tianguis de Iztapalapa, Coyoacán y 'Neza'

En la Ciudad de México y área conurbada hay gente que no aplica la sana distancia y no respeta las medidas para evitar la propagación del Covid-19. Con el ingreso de la nueva normalidad, en los días recientes se observó gran afluencia de personas en algunos tianguis ubicados en las alcaldías de Iztapalapa, Coyoacán, y en el municipio de Nezahualcóyotl, estado de México, donde la mayoría de asistentes y comerciantes no usaban cubrebocas o no lo portaban de manera adecuada.

 

Pero no sólo eso. A pesar de la restricción de vender bebidas alcohólicas, había puestos que ofrecían cervezas y licores preparados. Asimismo, por disposición oficial la venta de comida es sólo para llevar; sin embargo, los puestos de garnachas, carnitas, barbacoa, mixiotes, mariscos y tacos de bistec, por mencionar algunos, lucieron abarrotados por familias que no hicieron caso al llamado de las autoridades de mantenerse en casa.

 

Iztapalapa es una de las alcaldías con mayor número de casos positivos de Covid-19. El pasado sábado 27 de junio registró 8 mil 65 casos confirmados, mil 670 sospechosos, mil 99 defunciones y 5 mil recuperados.

 

Durante un recorrido por los mercados sobre ruedas de la Avenida Texcoco y Santa Cruz Meyehualco, en Iztapalapa, considerados de los más importantes en la Ciudad de México y América Latina, en varios puestos había aglomeraciones de personas para comprar comida, tenis y ropa clonados, juguetes y perecederos.

 

Además no todos cumplían con la instalación de plástico protector, uso de cubrebocas, lavado de manos o aplicación de gel antibacterial. Incluso había pasillos muy angostos donde era inevitable caminar despacio y tener contacto físico con otros compradores. Justo en esos sitios era inevitable estar cerca de otros cuando se estornudaba o tosía.

 

La mayoría se mezclan con puestos de chácharas que exponen su mercancía en el suelo, y sin importarles las condiciones de insalubridad que prevalecen en el lugar o de dónde provengan las prendas, las personas recorrían cabizbajas el tianguis, algunos junto con sus hijos también sin las medidas de prevención para evitar contagios.

 

A estos lugares se suman puestos ambulantes de elotes, fritangas, papas a la francesa, hamburguesas y refrescos, acoplados en carritos de supermercados.

 

La situación fue similar en los tianguis de La Bola, y Eje 10, alcaldía de Coyoacán, donde los comerciantes vendían no sólo productos de primera necesidad. Estos lugares también son concurridos por cientos de compradores principalmente de la zona.

 

----------

 

La Jornada,  29 de junio de 2020