Día Mundial de los Océanos 2020

Día Mundial de los Océanos 2020
Imagen tomada de logicalimentaria.com

La pandemia de coronavirus ha estado dominando los titulares recientemente, pero no es el único problema apremiante que afecta a todo el planeta. El daño que estamos haciendo a nuestros océanos también amenaza nuestra existencia.

 

Ayudan a proporcionar el aire que respiramos, los alimentos que comemos y el combustible que alimenta nuestro mundo. La vida no podría existir sin ellos, pero nuestros océanos están bajo amenaza.

 

En el Día Mundial de los Océanos, celebramos nuestros mares y vemos por qué necesitamos protegerlos, ahora más que nunca.

 

El aire que respiramos:

Las selvas tropicales a menudo se denominan pulmones de la Tierra, pero pequeños organismos en nuestros océanos producen más de la mitad del oxígeno del mundo.

 

Los océanos y la vida dentro de ellos también absorben aproximadamente una cuarta parte del dióxido de carbono que liberamos a la atmósfera.

 

Eso ayuda a reducir la cantidad de CO2 en la atmósfera de la Tierra, protegiéndonos del calentamiento global. Pero tiene un costo.

 

Cuando los océanos absorben CO2, se vuelven más ácidos. Hoy, los océanos son más ácidos de lo que han sido en al menos 800.000 años. Esta acidez afecta a las especies marinas, incluidos el plancton, los mariscos y los corales, que construyen sus conchas y esqueletos a partir del carbonato de calcio.

 

Es esencial que reduzcamos las emisiones de CO2, y todos podemos tomar medidas concretas para marcar la diferencia.

 

La energía del mundo:

Los parques eólicos marinos y la energía de las olas y las mareas tienen un enorme potencial para proporcionar energía renovable a un mundo que necesita reducir los combustibles fósiles.

 

Los océanos son una fuente importante de esos combustibles fósiles, con más de una cuarta parte de todo nuestro petróleo y gas proveniente de fuentes en alta mar.

 

Pero millones de galones de petróleo se liberan a los océanos cada año. Esto proviene de una serie de fuentes, que incluyen filtraciones naturales, perforaciones y derrames de barcos y tuberías. El petróleo de las carreteras y los desagües pluviales también fluye hacia el mar.

 

Los derrames de petróleo pueden ser mortales para la vida marina. Los delfines pueden inhalar petróleo y dañar sus pulmones. El petróleo le hace daño a los peces, atrapa a las tortugas y puede hacer que las plumas de las aves no puedan repeler el agua, causando su muerte por hipotermia. Después de un derrame, un ecosistema puede tardar décadas en recuperarse.

 

Rol en el clima:

Cubriendo alrededor del 70% de la superficie de la Tierra, los océanos juegan un papel vital en la regulación de nuestro clima. Evitan que las temperaturas se calienten o enfríen demasiado y su agua se evapora para formar vapor que puede viajar grandes distancias antes de caer como lluvia.

 

Al absorber el calor, los océanos también son un amortiguador contra el calentamiento global. Más del 90% del calentamiento que ha ocurrido en la Tierra en los últimos 50 años ha ocurrido en el océano. Pero el calor adicional está haciendo que el agua del océano se expanda, provocando el aumento del nivel del mar y amenazando a las comunidades costeras de todo el mundo.

 

Y cuando los mares se calientan demasiado, la vida marina sufre. Los corales pueden morir de hambre y blanquearse hasta morir. En los últimos años, los arrecifes de todo el mundo, incluida la mitad de los corales en la Gran Barrera de Coral, han experimentado eventos de blanqueamiento masivo.

 

Refugio de vida silvestre:

Hasta ahora, los científicos han identificado alrededor de 250.000 especies marinas, pero más del 80% del océano aún está sin explorar y los investigadores estiman que 9 de cada 10 especies oceánicas aún no se han clasificado.

 

Sin embargo, la contaminación está dañando los ecosistemas y perjudicando la vida silvestre.

 

Millones de toneladas de plástico terminan en los océanos cada año, matando y haciéndole daño a las criaturas marinas. Pequeñas piezas de plástico pueden ser ingeridas por la vida marina, con efectos potencialmente dañinos.

 

Los fertilizantes se lavan desde las tierras de cultivo hasta el mar, donde pueden alimentar grandes cantidades de algas. Al utilizar el oxígeno en el agua, las floraciones como estas han creado más de 400 “zonas muertas” oceánicas, que juntas forman un área más grande que el Reino Unido. Estas áreas están tan privadas de oxígeno que apenas pueden soportar la vida marina.

 

Alimentan al planeta:

Globalmente, alrededor del 15% de la proteína que comemos proviene de los mariscos. Con una población humana en crecimiento y el desarrollo de tecnologías de pesca a escala industrial, ahora se consume el doble de mariscos que en 1970.

 

La pesca comercial ha llevado a que más del 90% de las poblaciones de peces marinos se pesquen por completo.

 

El exceso de pesca tiende a matar peces más grandes y reduce las tasas de reproducción, agotando aún más las poblaciones de peces.

 

También amenaza a los cientos de millones de personas que dependen de la pesca para obtener sus alimentos e ingresos.

 

No es demasiado tarde:

La situación puede parecer sombría, pero no es demasiado tarde para hacer la diferencia.

 

En abril, un equipo de científicos de todo el mundo descubrió que la vida marina podría recuperarse a niveles saludables en los próximos 30 años si se abordaran las presiones sobre los océanos del mundo, incluido el cambio climático.

 

Los investigadores informaron recientemente que muchos arrecifes de coral aún pueden salvarse si se establecen áreas marinas protegidas y la pesca está mejor regulada.

 

La tecnología tiene un papel que desempeñar. Los científicos en Estados Unidos han desarrollado la “Esponja de Petróleo”, un dispositivo reutilizable que podría ayudar a limpiar los derrames. El año pasado, Ocean Voyages Institute usó tecnología satelital y de drones para eliminar más de 40 toneladas de plástico del Océano Pacífico.

 

Pero nos necesitamos unos a otros, tanto como necesitamos tecnología, para limpiar el desorden que hemos creado. En todo el mundo, los voluntarios están dando su tiempo para eliminar los desechos plásticos de las playas y ríos.

 

Si bien existen innumerables amenazas para nuestros mares, también hay muchas oportunidades para encontrar soluciones. Nuestros océanos nos dan vida, pero depende de nosotros protegerlos.

 

----------

 

CNN, 08 de junio de 2020