¡Cuidado! Ahora cualquiera puede ser robachico

¡Cuidado! Ahora cualquiera puede ser robachico
Linchamiento.

¡Cuidado! Ahora cualquiera puede ser robachico

 

En el olvido aquellos años en que podíamos ir solos a la primaria, salir a jugar en la calle hasta altas horas de la noche durante las vacaciones con los primos o vecinos, que decir de los mandados a la tienda o por las tortillas, ni quien se acuerde de los saludos al vecino o de los señores que nos identificaban de que familia eras o en donde vivíamos con tan solo decir el nombre de nuestros padres o abuelos, que decir del disfrutar una tarde en el parque mientras mamá se quedaba platicando con alguna vecina, ¡porque ahora basta unos segundos para desaparecer o ser acusado de robachicos.

 

De ahí parte toda la psicosis que se ha generado por el robo de infantes y que ha desbocado en el  linchamiento de cuatro personas en las últimas 72 horas en dos distintos estados. El día de ayer después del medio día se suscitó el castigo a manos del pueblo a una pareja presuntamente secuestradores en el municipio de Tula, Hidalgo, un día anterior en la cabecera municipal de Acatlán de Osorio, Puebla a otros dos hombres por el mismo motivo, horas después de las averiguaciones se informó la inexistencia de tales antecedentes.

 

Pero no son los únicos casos de linchamiento que se han presentado luego de haberse esparcido un rumor de intento de robo a infantes, de los más conocidos o difundidos fue en 2004 en San Juan Ixtayopan, Tláhuac pobladores lincharon y quemaron vivos a tres elementos de la Policía Federal Preventiva quienes estaban investigando en el lugar.

 

En 2012 otro caso muy similar se da en San Mateo Huitzilzingo de Valle de Chalco, Estado de México, cuando a tres albañiles (dos menores de edad), de un poblado cercano se les acusa de intento de rapto de una adolescentes causando la furia de la población, los capturan, golpean, linchan y arrebatan su vida. En este caso se puede revisar la Crónica ganadora del Premio Nacional de Periodismo 2012 “¡Aviéntales el cerillo, son secuestradores!” escrita por Humberto Padgett.

 

Un tercer caso con mismas características se efectuó en Ajalpan, Puebla donde se acusó a dos encuestadores de querer robar a una niña. Así podríamos seguir enlistando agresiones a personas que han sido inocentes.

 

En estos tiempos con las redes sociales a nuestra disposición esos rumores se han extendido de un estado a otro en segundos, por ello como medida precautoria distintos estados como Jalisco, Hidalgo, Tamaulipas, Yucatán, Durango, Puebla, entre otros han advertido sobre los falsos mensajes.

 

Un ejemplo es en la cuenta de twitter oficial de la Fiscalía General del Estado de Puebla (goo.gl/bJD6Jq) con el  #CivismoDigital se puede accesar al video de advertencia de estos mensajes que se han compartido vía Facebook o whatsapp y sin duda alguna ya los habrá recibido.

 

Lo que podemos hacer como medida precautoria y no es encerrar a los niños en casa, es hablar con ellos explicarles que hacer en caso de que algún extraño se acerque y se los quiera llevar, que aprendan sus nombre, dirección y número telefónico, qué hacer en caso de que se extravíen o no recibir nada de desconocidos.

 

Una realidad aceptada por el presidente Enrique Peña Nieto en uno de sus mensajes en días pasados “No hemos alcanzado el objetivo de darle a los mexicanos paz y tranquilidad en cualquier parte de la geografía nacional”. Por eso no debemos dejarnos llevar por el miedo y psicosis colectiva porque se está cayendo en la misma agresión que se quiere evitar.

 

Volteemos a ver a nuestro vecino, a saludarnos en las mañanas a reconocer al de al lado y evitemos reenviar mensajes sin conocer su procedencia, cuidémonos todos.