Consumidores abarrotan el Centro Histórico

Consumidores abarrotan el Centro Histórico

Al reanudarse ayer la actividad económica en el Centro Histórico, a las 14 horas fue suspendido el ingreso de vehículos a la zona porque ya estaba lleno de personas.

 

Luego de permanecer cerrado poco más de tres meses por la contingencia epidemiológica, el centro de la Ciudad de México volvió a abarrotarse de visitantes, donde se concentró el tránsito de coches y los transeúntes olvidaron la sana distancia, pese a que continúa la emergencia sanitaria por Covid-19.

 

La aglomeración de personas se ubicó principalmente atrás de Palacio Nacional. Algunos con cubrebocas, otros con caretas y unos más sin nada, se trasladaron solos o en grupo por la calle Academia, donde se formaron largas filas para ingresar a Corregidora; ahí las autoridades permitían el ingreso por grupos de 20 a 30 personas.

 

Si hubiera sabido que se iba a poner así, mejor ni hubiera venido. Hace rato pasé por el mercado Sonora, La Merced y la gente va caminando normal, sin cubrebocas, sin control. A mí lo que me da miedo es un rebrote, como en China, dijo el señor Jesús, quien acudió al centro para comprar artículos de ferretería.

 

En la calle Corregidora se formaron nuevas filas frente a los negocios, donde se ofrecía alcohol gel y se tomaba la temperatura.

 

Ayer, en el primer día de apertura como parte de la fase naranja del semáforo epidemiológico, se permitió la operación de los comercios con número non, aunque también se detectó que algunos locales pares ofrecieron discretamente sus productos, pese a que por la nueva normalidad no debían abrir.

 

A la par de los comercios formales, en calles como Correo Mayor se ubicaron toreros y comerciantes informales, quienes recargados en la pared y con bolsas grandes ofrecían artículos como ropa para bebés.

 

¡Acérquese, marchanta!; ¡barato, barato!, decían discretamente a cada individuo que pasaba frente a ellos, sin importar que policías se encontraran a unos cuantos metros de distancia.

 

Cerca de las 2 de la tarde, elementos de tránsito colocaron trafitambos en la calle Venustiano Carranza, esquina con Pino Suárez, a fin de cortar la circulación vehicular, pues ya estaba llena, informaron a automovilistas que tuvieron que continuar su paso hacia el sur.

 

De acuerdo con el plan de reapertura del Centro Histórico, 31 calles fueron convertidas en peatonales para favorecer la sana distancia entre los transeúntes, entre ellas 16 de Septiembre.

 

De acuerdo con la Gaceta Oficial local, los automotores sólo podrán circular por dicha vía de lunes a sábado en horario de 18 a 10 horas del siguiente día. Sin embargo, ayer a las 15 horas había camionetas en esa calle que se dirigían al Eje Central.

 

En tanto, en la calle Madero –la más transitada del país– se controló el ingreso de peatones, quienes sólo pudieron acceder por las entradas permitidas, como Motolinia, lo que causó molestia a la gente, que tuvo que rodear la manzana para ingresar.

 

----------

 

La Jornada,  01 de julio de 2020