Azul y Rojo los colores en pugna en Venezuela

Azul y Rojo los colores en pugna en Venezuela
Imagen Ilustrativa

Los colores azul y rojo se han convertido en los emblemas de las posiciones políticas que este martes previo al 1 de mayo disputan en las calles de Caracas, la capital venezolana.

 

Ambos tienen ya tradición en los mitines y enfrentamientos de los seguidores del presidente Nicolás Maduro y antes el fallecido Hugo Chávez, con los opositores que ahora son encabezados por Juan Guaidó y tras un periodo de ausencia por su arresto domiciliario, por el exdiputado y exgobernador Leopoldo López.

 

Con mucho ha destacado el rojo, el preferido del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), cuyas siglas son en ese color al igual que los fondos de sus pancartas y demás propaganda.

 

Destacan las camisas rojas y gorras que los militantes pesuvistas portan en sus concentraciones, incluida la militancia femenina y todos los líderes, sin excluir al presidente venezolano Nicolás Maduro.

 

El rojo es el color de la franja inferior de las tres que en forma horizontal forman la bandera venezolana, y representa la sangre derramada en las batallas que Venezuela libró por su independencia.

 

El color azul es de la segunda franja del lábaro venezolano, el intermedio, y recuerda al Mar Caribe, cuyas aguas bañan las costas del país andino, e incluye ocho estrellas que significan las primeras ocho provincias del país.

 

Este color azul es portado -en particular hoy por militares que han desertado de las filas oficiales y pasaron a la oposición- en forma de brazalete, pero también como tapabocas amplio e inclusive bufanda, y ha sido adoptado por el opositor que así lo prefiera.

 

Uno de sus primeros usuarios fue Óscar Pérez, miembro con grado de inspector del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas, quien disparó las armas de un helicóptero contra los edificios del ministerio del Interior y el Tribunal Supremo de Venezuela.

 

La andanada fue parte de un intento golpista, señalaron las autoridades venezolanas sobre esos ataques de junio de 2017. Pérez, tras permanecer escondido varios meses, murió luego de ser cercado en una casa de un barrio marginal caraqueño en enero de 2018.

 

NTX/I/JEH/SBE/

NOTIMEX, 30 DE ABRIL